1.500 personas han participado en la celebración de la segunda edición de Entre Almadrabas, festival del programa Cultura Viva.

El principal objetivo es acercar culturas de diferentes países en distintos ámbitos. Es por ello que cada año homenajea a un país invitando a artistas internacionales.

La iniciativa Entre Almadrabas, apoyada por el programa Cultura Viva fue seleccionada entre más de 160 solicitudes en nuestra última convocatoria de ayudas de la Fundación Cruzcampo, celebra su II edición del festival urbano en Conil de la Frontera.

Esta iniciativa cultural conecta las relaciones entre el litoral gaditano con los países que tienen vinculación a la pesca. Es por ello que uno de los días durante el festival se dedicó un pequeño espacio al mundo pesquero.

Entre Almadrabas, dio comienzo con la inauguración de Hábitats II, una exposición organizada por MECA. Su fin esimpulsar el arte contemporáneo colaborativo entre diferentes regiones portuguesas y andaluzas.

El segundo día se caracterizó por la clase de cocina tradicional portuguesa a cargo de Mónica Cardoso y María Tirana, chefs del restaurante La Atalaya de María.

El programa del día también incluyó un taller de identificación de peces, a cargo de la agrupación de voluntarios medioambientales Trafalgar, ciclo de cine portugués, música electrónica y poesía.

El toque especial del tercer día especial lo dieron los conciertos de Carla Pires y Ole Swing. También se contó con conferencias sobre productos turísticos relacionados con el patrimonio pesquero.

El evento vanguardista y multidisciplinar, dio por finalizado el 1 de junio con un taller de pintura y dibujo sobre cerámica, un taller circense y dos conciertos de Dreyma y Pongo.

Una vez más Entre Almadrabas ha vuelto a conseguir entrelazar aspectos culturales, sociales y económicos mezclando arte, música, cine y gastronomía cosechando

Compartir