El programa Talentage, impulsado desde la Fundación Cruzcampo, ha dado la oportunidad a muchos jóvenes andaluces de dar el salto al mundo laboral. Es el caso de Julio Calero, uno de los 7 ganadores de la última edición.

Quién iba a decirle a Julio Calero que aquel verano de 2014, mientras veraneaba en Huelva, un simple anuncio de radio iba a cambiarle la vida. Entre cuña y cuña, escuchó cómo la Fundación Cruzcampo hablaba sobre un programa llamado ‘Talentage’ que se dirigía a estudiantes de últimos años de carrera.

El programa buscaba impulsar el talento del Sur, ofreciendo a 30 estudiantes andaluces formación en materias como dirección de personas, gestión empresarial o liderazgo. El objetivo era claro: mejorar su empleabilidad a través de varios workshops impartidos por expertos de cada área. Todo un lujo.

Descubriendo el Talento del Sur

Julio no lo dudó ni un instante, así que no dejó pasar el tiempo y, tras comprobar que cumplía todos los requisitos, se inscribió en el programa. Iba a ser difícil llegar a
ser uno de los 30 elegidos entre más de 5.000 aspirantes. “Cuando empecé a ver la cantidad de gente que se estaba presentando, pensé que iba a ser muy complicado; pero a medida que iba avanzando en el proceso, me di cuenta de que sí que podía ganar el partido”, confiesa.

Y, efectivamente, tras varias semanas de pruebas que iban desde dinámicas de grupo hasta exposiciones en inglés o entrevistas personales, Julio por fin recibió respuesta. Una respuesta afirmativa: ¡era uno de los afortunados! “Mi entrevista fue bastante larga, de aproximadamente 50 minutos… y pensé que tenía que haber salido bien ¡porque nadie estaba tardando tanto!”, recuerda emocionado.

Formación de la mano de los mejores expertos

juliocalero_1Viajó semanas después a Sevilla, donde convivió tres días con el resto de los seleccionados. Estuvieron en todo momento acompañados por varios coaches que prepararon multitud de actividades grupales para ir rompiendo el hielo y hacer teambuilding. Julio recuerda especialmente un juego en el que debían conseguir que no se rompiera un huevo al lanzarlo: “me sorprendió ver cómo todos los equipos consiguieron que el huevo sobreviviera, es más, los propios coaches quedaron impresionados“.

Tras estos ejercicios, tuvieron masterclasses con profesionales de primer nivel, así como con altos directivos de Heineken. Les hablaron de motivación, de cómo construir su propia marca personal o de cómo fomentar la creatividad. Todo ello hizo mella en Julio, haciéndole ver que “no todo es el currículum, sino lo que transmite la persona; aprendí que tenía un potencial dentro de mí que no estaba sacando o que no estaba enfocando de la manera adecuada”.

Un premio merecido

Finalmente, tras tres intensos días, los seleccionadores tuvieron que evaluar a todos aquellos talentos, algo que no fue nada fácil dado el gran nivel de los participantes. Solo 7 de ellos podrían disfrutar de una beca, aunque Julio ya se sentía premiado por haber podido vivir aquella experiencia.

Fue quizá su carisma, su sensibilidad o el sentimiento que puso en cada una de lajulio caleros fases lo que le diferenció del resto de sus compañeros e impulsó a los jueces a decantarse a su favor.

Julio es ahora uno de los 7 ganadores de Talentage y se encuentra realizando prácticas en el departamento de seguridad en HEINEKEN España, donde día a día va poniendo en práctica todo lo que le enseñó el programa, sintiéndose uno más dentro del equipo. Recomienda totalmente la experiencia y anima a todos los jóvenes andaluces a participar en la siguiente edición, “la oportunidad es única y te hace crecer como persona”.

Si eres estudiante de últimos años y quieres demostrar que tú también eres un talento del sur, ¡infórmate sobre el Programa Talentage y participa en la III Edición!

Compartir