La noche del 13 de diciembre se tiñió de los colores del nuevo Compás del Cante en nuestra primera Gala Intergeneracional del Flamenco, que conducida por Manuel Curao (periodista y crítico de flamenco), reunió el mejor arte de nuestra tierra para disfrutar del talento y el abrazo entre generaciones de artistas que dejan huella en la cultura de Andalucía.

En el ambiente del Teatro Central de Sevilla, rodeados de amigos y jóvenes invitados, pudimos contar con la compañía de numerosos representantes del ámbito cultural y tuvimos el orgullo de estar acompañados por algunas de las figuras más destacadas del mundo del flamenco, como José Mercé, Chiquetete o José de la Tomasa.

Juntos, disfrutamos de los espectáculos ofrecidos por esos artistas que han marcado una edición inolvidable de nuestro mayor reconocimiento al flamenco, un año más elegidos por un jurado excepcional. Además, en esta XXXI distinción se ha concedido una Mención Especial al cantaor Camarón de La Isla, que recogía su viuda coincidiendo con el 25 aniversario de su muerte.

Los encargados del fallo de este año han sido especialistas en el mundo del flamenco: José Mercé (ganador del XXX Compás del Cante), Rafael Infante (director de la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Sevilla y miembro de nuestro Consejo Asesor), Cristóbal Ortega (gestor cultural y director la XVIII y XIX Bienal de Flamenco de Sevilla) y los periodistas especializados en flamenco José Manuel Gómez (EL MUNDO), Teo Sánchez (director y presentador del programa Duendeando de Radio 3) y Alberto García Reyes (adjunto a la Dirección ABC de Sevilla).

RAFAEL RIQUENI

Reconocimos al compositor y guitarrista como ganador del XXXI Compás del Cante “por su autenticidad, calidad técnica, emotividad y capacidad creativa, así como por la naturalidad de su música y su repercusión en la historia de la guitarra flamenca y del flamenco en general”.

Riqueni recogió la estatuilla de manos de nuestro presidente, Jorge Paradela, y ofreció un emotivo discurso de agradecimiento en el que recordó su trayectoria y envió especiales ánimos a todos esos jóvenes artistas que siguen trabajando duro para alcanzar el éxito en esta profesión. También quiso hacer mención especial a aquellos grandes compañeros que ya no nos acompañan, y se emocionó recordando sus orígenes: Sevilla.

Además, nos regaló una actuación inspirada en su último trabajo, Parque de María Luisa (2015), con la que inundó el Teatro Central de la energía y el sentimiento de su música. Con él se cerraban las actuaciones individuales de los artistas invitados, y se ponía en pie el teatro acogiendo la generosidad de su música.

 

PATRICIA GUERRERO

La bailaora ha sido reconocida con la primera distinción del Nuevo Compás. Tras su actuación recogió su estatuilla de la mano de nuestra directora, Mª Ángeles Rodríguez de Trujillo.

La artista hizo retumbar el Teatro Central con su taconeo, regalándonos una actuación que sobrecogió a los invitados, inspirada en su estilo y la obra que defiende en los escenarios: Catedral.

En su agradecimiento no quiso olvidar a tantos compañeros jóvenes que como ella trabajan por engrandecer el legado del flamenco, a los que expresaba el orgullo de poder encabezar la que será una larga lista al reconocimiento de artistas de esta nueva generación. Además, no quiso perder la oportunidad de seguir promoviendo el apoyo institucional a este arte que celebrábamos desde la Fundación Cruzcampo.

 

 

RANCAPINO CHICO Y MANUEL VALENCIA

Ambos finalistas del I Nuevo Compás nos acompañaron en la Gala Intergeneracional de Flamenco, deleitándonos con sus espectáculos en las que fueron las dos primeras actuaciones de la noche.

La desgarradora voz de Rancapino Chico hizo entrar en calor a todo un público agradecido por su arte, que revivió emocionado el legado de su padre. Seguidamente, la guitarra de Manuel Valencia coloreó el ambiente del sobrio teatro, en el que el público volvía a sorprenderse con el potencial de la nueva generación del flamenco.

Para acabar, la guitarra de Manuel Valencia puso ritmo a la voz de Rancapino Chico, que junto con Rafael Riqueni de fondo sacaron a bailar a Patricia Guerrero en lo que fue un improvisado cierre de Gala protagonizado por el arranque de los artistas, incitados por un Manuel Curado que vistió el evento de lucidez con su presentación.

Desde este XXXI Compás del Cante, seguiremos distinguiendo a las más importantes figuras del flamenco de nuestro país y apostando por el reconocimiento del talento emergente de los artistas que son llamados a ser los perpetuadores de este arte universal. Tal como declara nuestro Presidente, Jorge Paradela:

“Desde sus inicios en 1984, el Compás del Cante ha evolucionado al igual que lo ha hecho nuestra Fundación y la sociedad. Nació como una distinción para cantaores flamencos, que luego ampliamos al baile y al toque. Y después de treinta ediciones, lo hemos querido volver a renovar con el Nuevo Compás, una distinción que reconoce a las nuevas generaciones tal como la Fundación Cruzcampo defiende: como protagonista por su capacidad transformadora, lo que también promovemos con iniciativas destinadas a identificar, impulsar y reconocer esa capacidad”.

 

Consulta aquí el fallo del jurado en la XXXI distinción.

Consulta aquí el histórico de ganadores del Compás del Cante.

Compartir