“Sería la ilusión de mi vida volver a dar clase en la Escuela en la que he estudiado”

Pablo González (imagen del programa Top Chef)
Pablo González (imagen del programa Top Chef)


Inquietud, esfuerzo e ilusión. Pocos minutos de conversación necesitas tener junto a Pablo González para saber cuál es su carácter entre los fogones, pero sobre todo su forma de ser con los que le rodean. Sobre Pablo se conocen ya muchas facetas de su vida, sobre todo tras su paso hace apenas un año por el programa de TV Top Chef. Un paso corto y agridulce para los espectadores del programa, pero necesario y muy satisfactorio para su crecimiento profesional.

Ninguno de los dos concursantes convencían esa noche al exigente jurado de Top Chef. En el tercer programa de esta segunda temporada, la prueba final para decidir el expulsado puso entre las cuerdas a Peña y Pablo. Finalmente nuestro protagonista, Pablo González, tuvo que abandonar el programa al no saber demostrar la fuerza de su cocina tradicional. Su reacción marcó un ejemplo de superación en esta edición del año 2014. Mientras las lágrimas se apoderaron de sus compañeros, Pablo se marchó agradeciendo la experiencia y queriendo que toda su familia estuviera orgulloso de lo que había logrado.

“Esa mentalidad es la que me ha hecho conseguir estas cosas”, nos decía Pablo. El protagonista de esta “conversación” no quiere ser, y tampoco lo pretende, ejemplo de un loco por la gastronomía que cumplió el sueño que perseguía desde pequeño. Pablo González, cocinero reconocido por haber sido jefe de cocina en restaurante de estrella Michelín y por su paso por la última edición del programa Top Chef, no cree que sintiera verdadera vocación por la cocina, sino solo inquietud. Esto, junto a la necesidad de sentir el orgullo de su familia, le hizo apostar por su futuro en la cocina y la elección de la Escuela de Hostelería Gambrinus como el punto de arranque de esta nueva etapa.
Un “antes” marcado por el esfuerzo personal

Cuando Pablo era joven aprovechaba los momentos en los que estaba solo en casa para apañárselas en la cocina y hacerse platos un poco más elaborados de lo habitual. “Tenía 24 años y nunca se me había pasado por la cabeza coger unos cuchillos”.

Imagen Pablo González cierre curso 20132014 EHG (1)Llegado el momento de elegir su futuro profesional, Pablo optó por estudiar Ingeniería Informática y tras 6 años de carrera y casi 4 cursos aprobados, se enfrentó a una complicada conversación familiar: “necesitaba decir que quería hacer algo que fuese más con mi personalidad y me vi en la necesidad, por mi familia, de intentar hacer algo diferente y triunfar en la vida”.

Por algún motivo, esas prisas por redefinir el camino le hicieron tener en cuenta ese “gusanillo” que sentía por la cocina. La Escuela de Hostelería Gambrinus en Sevilla se presentaba como la opción perfecta para empezar a tener contacto con la cocina. “Yo empecé la Escuela pensando yo voy a ser jefe de cocina de una estrella Michelín, y lo conseguí en 4 años”. De la Escuela recuerda “costumbres muy sanas” a la hora de trabajar, porque la formación que recibió le marcó una forma de trabajar en su cocina y una base teórica que la ha abierto puertas. Sobre los profesores que pasaron por su curso, guarda un gran recuerdo de nuestro jefe de cocina de la Escuela de Hostelería Gambrinus Paco Ybarra. “Yo los tenía como ídolos cuando empecé en la Escuela y los veía con sus familias, niños y su trabajo de cocinero; yo quería ser como ellos”.
Un “después” cargado de ilusión

Tras el año de formación en la EHG de Sevilla, Pablo comenzó sus prácticas en el restaurante “El Poblet” (hoy Quique Dacosta Restaurante) en Denia (Alicante), un restaurante de 3 estrellas Michelin capitaneado por uno de los mejores y más innovadores cocineros españoles, Quique Dacosta. Esta etapa la recuerda dura por el esfuerzo que supuso empezar desde cero en un establecimiento tan ambicioso. “A los 3 meses me dejaron empezar a ayudar a las partidas y yo le pedí a Quique que si me podía dejar, cuando los cocineros se iban por la tarde y por la noche, quedarme allí para hacer producción, mirar el cuaderno de jefe de cocina y así apuntar recetas y aprender todo lo que pudiera por mí mismo”.

Tras esta etapa en “El Poblet”, Pablo llegó a Las Pedroñeras (Cuenca) como jefe de partida de pescado en el restaurante “Las Rejas”, dirigido por el que considera su gran mentor, Manolo de la Osa. Cuando este chef abrió su nuevo restaurante en la ciudad de Cuenca, Ars Natura, mandó a Pablo como “tercero de cocina” junto a otros dos jóvenes talentos de la gastronomía. Con el tiempo, y tras la marcha de los otros dos cocineros, le propusieron ser jefe de cocina de este restaurante.

Y Pablo se atrevió, realizando un esfuerzo que le dio el empujón final que buscaba. “Estando de jefe de cocina, llamaron para preguntar por el jefe de cocina anterior y les dije que no estaba, que era yo aunque solo llevara 4 años y medio”. Quizás fue su seguridad o su decisión, pero esa llamada fue lo que logró convencerle y presentarse al casting de la segunda edición del programa de TV Top Chef, dirigido por el famoso presentador y cocinero Alberto Chicote.

Un programa de TV que recuerda con mucho cariño, sobre todo por la oportunidad que supone. Su paso fue breve pero intenso, ya que fue el segundo expulsado de esta edición, pero esta vivencia la recuerda como una lección de aprendizaje más en la vida: “en el programa cometí un fallo por mi falta de experiencia, que fue en la repesca, porque puse unos sesos sin blanquear y Chicote me dio por todos lados. Pero no pasa nada, yo si me caigo me voy a levantar, por eso no hay problema ninguno. Esa mentalidad es la que me ha hecho conseguir estas cosas”.

Pablo González cierre curso
Imágenes de Pablo González en la entrega de diplomas en el cierre del curso 2013/2014 (cedidas por la EHG)

Un “presente” centrado en el trato con las personas

Ahora Pablo es el nuevo Alberto Chicote de la ciudad de Sevilla. Con poco más de 30 años y casi 6 años en el mundo de la cocina, para Pablo aún está todo por hacer y descubrir. Actualmente, viaja poco e intenta pasar la mayor parte del tiempo en su ciudad, Sevilla, trabajando como asesor gastronómico: “hago asesoría de restaurantes; me dedico a hacer la carta, educó a los cocineros, les pongo los platos, les enseño a prepararlos y marcho a un nuevo sitio”.

“Esta no es mi vocación, yo no quiero ser cocinero 25 años más. Me gusta la cocina pero sobre todo me gusta el trato con las personas. La ilusión de mi vida es poder ser profesor de la escuela donde estudié”. Con esta frase quería Pablo concluir esta conversación con nosotros: demostrando que lo suyo es el trato con las personas y que ante todo, quiere que no se le vea como protagonista de nada sino como un testimonio que anime a otros alumnos de la EHG a perseguir sus inquietudes, por muy radicales que parezcan en sus comienzos.

Si como Pablo también tienes inquietudes o ilusiones por la gastronomía, te invitamos a que conozcas más testimonios de las verdaderas voces de la Escuela de Hostelería Gambrinus.
*La imagen de la portada ha sido cedida por Grupo Atresmedia

Prácticas en la Escuela de Hostelería: Un verano con sabor diferente

Tras nueve meses en las aulas de la Escuela de Hostelería Gambrinus, los alumnos de las sedes de Sevilla, Jaén, Madrid y Valencia marchan a vivir un verano fuera de sus ciudades en diferentes restaurantes de la geografía española. Hasta el municipio de Calvia, en la isla de Mallorca, fueron destinados Christopher Manchado y María Pinero para hacer sus prácticas en el restaurante Zaranda, reconocido con una estrella Michelín. Un primer contacto con fogones profesionales que ha marcado su presente y futuro en el mundo de la cocina.

A poco más de 50 kilómetros de la ciudad de Palma de Mallorca se levanta un castillo cuyas primeras referencias datan del año 1450. El Castell Son Claret, en la localidad de Calvia, abrió sus puertas como un hotel de lujo en mayo de 2013, y hasta allí se trasladó el prestigioso chef Fernando Pérez Arellano con su directora de sala, Itziar Rodríguez, y su equipo de más de 14 profesionales, para iniciar un nuevo proyecto con su restaurante Zaranda.

El recorrido de Zaranda se inició realmente en Madrid en septiembre de 2005, donde en pocos meses ya fueron reconocidos como “Restaurante Revelación de Madrid” para “El Mundo” y “Food and Wine Magazine”, y una estrella en la Guía Michelín. En 2011, Fernando cambió lacapital por la ciudad balear de Palma de Mallorca, y tras pasar por el Hilton Sa Torre de Mallorca, Zaranda se instaló definitivamente en el complejo medieval de Son de Claret en el año 2013.

20140828_191847

Zaranda es uno de los 80 establecimientos a nivel nacional donde la Escuela de Hostelería Gambrinus oferta sus prácticas de verano cada año entre el 1 de julio y el 30 de septiembre. “Prácticamente venimos trabajando con Gambrinus 6 ó 7 años, y desde entonces yo creo que hemos incorporado una media de 3-4 alumnos en prácticas por curso, y otros años que hemos llegado a incorporar 8; y debo de decir que con respecto a otras escuelas, hay un alto número de personas que después han pasado a formar parte de la plantilla profesional”, comenta el chef Fernando Pérez, de Zaranda.
Un verano inmerso en la cocina más profesional

María Pinedo, natural de Madrid, entró en la Escuela de Hostelería Gambrinus el pasado año 2014, y tras los 9 meses de formación en las aulas y cocinas de la sede madrileña, se incorporó durante los meses de verano en el equipo de Zaranda. “Fue un verano de mucho aprendizaje, pero muy satisfactorio”, recuerda la antigua alumna de la Escuela. Esta actitud es una peculiaridad que Fernando valora en los alumnos que se incorporan cada verano. “Nosotros aquí no valoramos cuánto conocimiento trae la gente, sino cuánta actitud traen, y cómo de ubicados vienen; y en eso la Escuela de Hostelería Gambrinus ha sido bastante exitosa”.

IMG-20140817-WA0012Durante las prácticas, María y el resto de alumnos se alojaron en las casas que el equipo de Zaranda acondiciona para este periodo estival. “Les pedimos el requisito de alojamiento y manutención; y luego como requisito corporativo que sean clientes de HEINEKEN España porque pensamos que nos debemos a nuestros establecimientos y debemos dar prioridad a los negocios que apuestan por nuestras marcas”, comenta Susana López, Jefa de Estudios de la Escuela de Hostelería Gambrinus.

María realizó su estancia formativa durante ese verano entre Olivera, el restaurante del complejo hotelero de Castell Son Claret, y Zaranda, que únicamente abre sus puertas desde por la tarde hasta medianoche. Tras estos meses de prácticas, Fernando e Itziar quisieron que entrase a formar parte del equipo. Desde sus inicios María se especializó en sala, donde valora el trabajo profesional que deben realizar, no sólo gastronómico, sino una tarea que requiere “desparpajo y comunicación con las personas”.
Una experiencia única y personalizada para cada alumno

Unos años antes de que llegase María a Zaranda, Christopher Manchado fue seleccionado para pasar su verano de prácticas en Mallorca. Desde el primer momento, este alumno de la sede de Jaén tenía claro que aquel era el sitio donde quería quedarse. “Yo le dije a Fernando que llevaba ya 4 años trabajando en el bar de mis padres en Jaén, pero que yo quería quedarme allí porque me había dado cuenta de que éste era mi sitio”.

La movilidad geográfica un requisito obligatorio de la parte práctica de la formación: “Todas las sedes tienen el mismo convenio porque para nosotros el requisito de prácticas es que el alumno tenga que dejar su sitio de residencia, con la idea de que salga, conozca otro entorno, otro tipo de gastronomía, crezca como persona”, comenta Susana López.

Para la elección de la sede, explica Susana, se realiza “un casamiento personalizado entre cada alumno y cada establecimiento que lo hace el profesor de la EHG en función del perfil del alumno, mirando y observando lo que ha estado haciendo durante los 9 meses en la escuela, y también viendo el perfil del establecimiento […] es un trabajo muy minucioso que hacemos y el cual garantiza el éxito que estamos teniendo en la satisfacción de la inmensa mayoría de alumnos y establecimientos”.

IMG-20140817-WA0006Tras la llegada del alumno al destino seleccionado, la Escuela mantiene un contacto permanente con el alumno y el establecimiento. ”En la primera semana, el tutor de la escuela se va poniendo en contacto con los alumnos para saber cómo están; y posteriormente se realiza una ronda de visitas in-situ uno por uno a todos los establecimientos de prácticas para ver al alumno, hablar con el tutor de cada establecimiento, valorar su evolución, revisar el progreso de su aprendizaje y grado de consecución de los objetivos didácticos”.

Desde hace años ya es Christopher quien espera las nuevas incorporaciones de alumnos cada verano, para ayudarlos y guiarlos en todo lo que pueda. “Los clientes se sorprenden cuando van a nuestra cocina y comprueban que la media de edad es de 27-28 años […] Además, cada verano llega nueva gente a Zaranda y poder enseñarles y ayudarles es una experiencia única”.
Apuesta de la Fundación Cruzcampo por la creación de una gran cantera

Un verano con un sabor diferente y una experiencia única para el alumno y el establecimiento. Este periodo de prácticas y el trabajo previo realizado para que alumno y restaurante encajen, son la consecuencia directa de que prácticamente un 30% de los alumnos son contratados tras terminar estos 3 meses de prácticas.

“A mí me encanta pensar que cada uno de los chicos que entran por esa puerta para hacer unas prácticas, van a querer quedarse conmigo”, afirma el chef Fernando Pérez. El caso de Zaranda y el verano vivido por María y Christopher es el claro ejemplo de que el esfuerzo y la apuesta personal por uno mismo son las herramientas necesarias para que el sueño de nuestros alumnos se haga realidad.

Si quieres seguir conociendo historias relacionadas con la Escuela de Hostelería, haz clic aquí.

Restaurante Sevilla

Este restaurante se ubica en la Antigua Fábrica de Cruzcampo, y es el sorprendente e innovador resultado de la calidad de las mejores materias primas aplicadas a la formación y a las nuevas tecnologías.

En la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo de Sevilla los sabores deleitan a los paladares más exigentes. Sorprende la originalidad y creatividad de su carta de tapas (clásicas o gourmet), con propuestas como la Col rellena de confit de pato glaseada o las Carrilleras ibéricas achorizadas con ciruelas y migas crujientes.

Reservas
954 97 98 01
reservasEH@fundacioncruzcampo.es

Horario de apertura
De lunes a viernes de 13:30h a 16:00h.
Jueves y viernes de 21:00h a 23:00h, previa reserva.
Abiertos desde el mes de octubre a julio.

¿Quieres organizar tu evento en nuestra Escuela de Sevilla?
Puedes ponerte en contacto con nosotros en el 900 10 29 83.

Restaurante Jaén

Este restaurante se sitúa en un entorno totalmente privilegiado: La Casería de las Palmeras, a las afueras de la ciudad. Un cortijo convertido en restaurante, que posee cocinas modernas y equipamientos óptimos para que nuestros alumnos elaboren las mejores tapas y degustaciones.

La Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo de Jaén cuenta con la colaboración del Grupo La Toja, una referencia en el sector de la hostelería con cerca de 40 años de trayectoria a sus espaldas. En ella se trabajan especialmente los productos de la tierra mediante una selección de materia prima de alta calidad, lo que permite a los comensales descubrir una cocina creativa con productos tradicionales.

Reservas
Restaurante de Jaén: 953 260 577 – 639 761 933

Día de cierre
Lunes.

Horario de apertura
De martes a viernes de 13:30h a 16:00h.
Abiertos desde el mes de noviembre a junio.
De julio a octubre cerrado.

¿Quieres organizar tu evento en nuestra Escuela de Jaén?
Puedes ponerte en contacto con nosotros en el 900 102 983.

Jaén

La Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo de Jaén se encuentra en las instalaciones de La Casería de las Palmeras. En colaboración con el Grupo La Toja, HEINEKEN España presta todo su apoyo, su experiencia y los recursos necesarios para desarrollar una actividad formativa de calidad.

Esta Escuela se sitúa en un entorno totalmente privilegiado a las afueras de la ciudad, un cortijo convertido en restaurante que posee cocinas modernas y equipamientos óptimos para que nuestros alumnos elaboren las mejores tapas y degustaciones.

El restaurante de prácticas cuenta con la colaboración del Grupo La Toja, una referencia en el sector de la hostelería con cerca de 40 años de trayectoria a sus espaldas. En ella se trabajan especialmente los productos de la tierra mediante una selección de materia prima de alta calidad, lo que permite a los comensales descubrir una cocina creativa con productos tradicionales.

Curso de Técnico en Establecimientos de Restauración

Dirigido a: jóvenes con vocación en el sector de la hostelería.
Duración: de septiembre a septiembre.
Horario: jornada completa de lunes a viernes, prácticas a mediodía.
Prácticas: 800 horas ante público real y 3 meses de prácticas en establecimientos colaboradores en verano.

Reserva tu plaza rellenando el siguiente formulario

Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo de Jaén

Casería de las Palmeras – Grupo La Toja
Ctra. de Córdoba s/n – Paraje de la Fuente Mora, 23080 Jaén
900 10 29 83 – 953 26 05 77

 

Sevilla

La Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo de Sevilla se encuentra en las instalaciones de la Antigua Fábrica de Cruzcampo. Fundación Cruzcampo y HEINEKEN España prestan todo su apoyo, su experiencia y los recursos necesarios para desarrollar una actividad formativa de calidad.

Sus instalaciones han experimentado diversas obras de acondicionamiento y mejora a lo largo de su historia, encontrándose actualmente en uno de sus edificios más emblemáticos, el que albergaba el primitivo cocimiento de cerveza en 1904. Parte de su restaurante de prácticas es además un museo en el que se puede disfrutar de un entorno privilegiado que recoge la historia y cultura de Cruzcampo, empresa enormemente relacionada con el sector de la hostelería y la ciudad en conjunto.

En este restaurante los sabores deleitan a los paladares más exigentes, resultado de la calidad de las mejores materias primas aplicadas a la formación y a las nuevas tecnologías. Sorprende la originalidad y creatividad de su carta de tapas (clásicas o gourmet), con propuestas como la Col rellena de confit de pato glaseada o las Carrilleras ibéricas achorizadas con ciruelas y migas crujientes.

Curso de Técnico en Establecimientos de Restauración

Dirigido a: jóvenes con vocación en el sector de la hostelería.
Duración: de septiembre a septiembre.
Horario: jornada completa de lunes a viernes, prácticas a mediodía.
Prácticas: 800 horas ante público real y 3 meses de prácticas en establecimientos colaboradores en verano.

Curso de Técnico Superior en Establecimientos de Restauración

Dirigido a: jóvenes con formación o experiencia en el sector de la hostelería.
Duración: de octubre a septiembre.
Horario: de lunes a jueves, de 16:00 a 20:00.
Prácticas: 180 horas de prácticas remuneradas en establecimientos colaboradores en verano.

Curso de Gestión de Establecimientos de Restauración

Dirigido a: profesionales con responsabilidad en la gestión de establecimientos y emprendedores con interés por la hostelería.
Duración: de marzo a junio.
Horario: martes de 9:30 a 16:00 horas, almuerzo incluido

Reserva tu plaza en cualquiera de nuestros cursos rellenando el siguiente formulario.

Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo de Sevilla

Antigua Fábrica de Cruzcampo
Avda. de Andalucía 1, 41007 Sevilla
900 10 29 83 – 954 97 98 01

 

Restaurante Madrid

Reservas:
Restaurante de Madrid: 917 149 224 – 665 206 256

Día de cierre:
Lunes.

Horario de apertura:
De Martes a Viernes de 13:30h a 16:00h.
Abiertos desde el mes de Noviembre a Junio.
De Julio a Octubre cerrados.

¿Quieres organizar tu evento en nuestra Escuela de Madrid?
Puedes ponerte en contacto con nosotros en el 900 102 983.

Restaurante Valencia

La Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo de Valencia constituye una decidida apuesta por la cocina contemporánea e innovadora, ocupando un privilegiado espacio en el edificio Veles e Vents, en el restaurante La Marítima.

Este restaurante se especializa en la arrocería-brasería y ha sido concebida al más puro estilo de vida mediterráneo, inspirado en el paisaje tradicional de la Huerta Valenciana y la cálida luz del mar. Su oferta gastronómica sigue el concepto de kilómetro cero valenciano, cuenta con las mejores materias primas y tiene por protagonistas las mejores recetas tradicionales con las propuestas más novedosas.

Reservas
610 91 51 41

Día de cierre
Lunes.

Horario de apertura
De martes a viernes de 13:30h a 16:00h.
Abiertos desde el mes de noviembre a junio.
De julio a octubre cerrado.

¿Quieres organizar tu evento en nuestra Escuela de Valencia?
Puedes ponerte en contacto con nosotros en el 900 10 29 83.

X